Todos los gobiernos han recurridos a las creencias religiosas para ganar simpatizantes, coinciden sociólogas, analistas políticos, teólogas y sacerdotes, sin embargo resaltan que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, más allá de repartir los recursos del Estado para «comprar conciencias», se ha caracterizado por la utilización discursiva de las creencias y símbolos religiosos hasta mostrarse como unos «grandes conversos».

Lea la investigación completa en:

Los millones de la fe en Nicaragua

Los discípulos de Ortega

Ortega y Murillo «usan el nombre de Dios en vano», dicen teólogas

+ posts