Después de una semana en la que se vivieron muchas pugnas internas entre los diferentes movimientos, un total de ocho organizaciones firmaron los estatutos de la Coalición Nacional, un instrumento que busca crear una posición única frente al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Durante cuatro meses, representantes de estas organizaciones discutieron en el seno de una mesa multisectorial el documento que hoy firmaron como antesala a una estrategia trazada para lograr la democracia, la liberación de las y los presos políticos, así como recobrar los derechos y libertades de la ciudadanía.

Por la Alianza Cívica, firmó su director ejecutivo Juan Sebastián Chamorro, quien lo hizo en representación del coordinador de esta organización, Carlos Tünnerman, pese a que la semana pasada habían advertido que no pondrían su rúbrica debido a los problemas internos del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el contexto de la pandemia de COVID-19.

“Estamos convocados acá para sembrar esa semilla de unidad. La Alianza Cívica es una organización comprometida (…) debe haber una unión sincera, fraterna, humilde”, señaló Chamorro.

Sobre esa litis interna que mantiene el PLC, y que puso en duda la firma de la Alianza Cívica, el presidente de este partido político, Miguel Rosales,  quien hoy también se unió a la firma de los estatus, refirió que mantiene conversaciones con la diputada, María Haydée Ozuna para tratar de resolver los problemas a lo interno de esta organización.

Medardo Mairena
El representante del Movimiento Campesino, Medardo Mairena, durante la firma de los estatutos de la Coalición Nacional. Foto Cortesía

Según Rosales, no debe ser el Consejo Supremo Electoral (CSE) que no “goza de la credibilidad de los nicaragüenses quien determine el presente y futuro del PLC”, por lo que sugirió a Ozuna convocar a una gran convención donde se elijan a las autoridades de este partido.

Fuerzas que se sumaron

Por el partido Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), firmó Luis Fley; por el Movimiento Campesino, Medardo Mairena; y por el Partido Liberal Constitucional (PLC), Miguel Rosales.

Además por el Partido Restauración Democrática (PRD), el reverendo Saturnino Cerrato; por el partido indígena Yatama, Anexa Alfred y por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), Alexa Zamora.

El representante del Movimiento Campesino, Medardo Mairena, quien anunció la semana pasada la salida de esta organización de la Alianza Cívica, refirió que esta firma representa un momento histórico para Nicaragua y es la antesala de la “justicia” que anhela la ciudadanía.

“Este pueblo tiene sed de justicia y cree en un cambio, seguimos haciendo el esfuerzo para unirnos para juntos derrotar a este régimen. Hoy es una nueva etapa muy importante para los nicaragüenses, para aquellos que luchamos por una verdadera democracia, este el momento de demostrar de que los intereses se quedan a un lado”, señaló Mairena.

Alexa Zamora
Alexa Zamora, en representación de la UNAB, durante el acto de este jueves. Cortesía

Por su parte, Alexa Zamora, quien firmó en representación de la UNAB, destacó que el fin último de esta unión no son las elecciones.

“La coalición es un espacio que está construyendo el camino para acceder a esa justicia (…) La razón última de la Coalición no son las elecciones, la Coalición no se va a prestar a ningún proceso que no tenga presente todas estas necesidades que el pueblo nicaragüense exige”, señaló Zamora.

El sector estudiantil y juvenil, que recientemente fue aprobado como sector independiente, estuvo presente en el acto, pero no participó de la firma de esta unidad opositora.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.