Después que cientos de mujeres denunciaran, las diferentes formas de violencia de las que han sido víctimas por parte de sus novios, exnovios, desde el Blog de la Denuncia, se ha organziado una marcha virtual denominada “Yo te Creo”, a la que cualquier persona puede unirse a través de Facebook y Twitter, a partir de las 2 de la tarde de este miércoles.

Para ser parte de la marcha, desde la cuenta en Twitter, El Blog de la Denuncia, ha señalado que pueden enviar mensajes, artes, canciones, poemas, fotos de apoyo para todas las mujeres que rompieron el silencio con el hashtag #YoSiTeCreo #TeAcuerpamosTeCreemos. Esta cuenta recibe a diario de 50 a 60 denuncias de diversos tipos de violencia, que las soportan con evidencia; ya sea audios, capturas de pantallas donde se leen mensajes de intimidación, amenazas, además de fotografías del agresor, en algunos casos.

La activista del Movimiento Feminista de Nicaragua, Alondra Sevilla, explica que en el país hay instituciones debilitadas que fomentan la impunidad, haciendo un camino mucho más complicado y revictimizante para las pocas mujeres que logran atreverse a hacer una denuncia, al no contar con instancias que protejan a las víctimas y apliquen las sanciones correspondientes, van quedando pocos espacios para denunciar.

En ese sentido, explica que hay personas quienes señalan la importancia de ocupar el mecanismo institucional formal, pero tan importante es una sanción penal como una sancion social. Las redes funcionan como esta alternativa frente al abandono de las instituciones.

Mensajes de sororidad

Desde el Blog de la Denuncia explicaron que la marcha busca que las redes sociales se llenen de mensajes de sororidad, y apoyo a las jóvenes que tuvieron la valentía de romper el silencio. Es una forma de decirles que “nosotras les creemos”, “que estamos ahí” y que hay miles de mujeres acuerpándolas. 

Sevilla sostiene que romper el silencio nunca es fácil, es un camino que muchas veces puede ser largo, y poder encontrar solidaridad, apoyo, es importante para el proceso de sanación, lo que no sustituye los procesos terapéuticos individuales o colectivos que cada una necesidad para sanar.

“Visibilizarlo públicamente, escuchar, saber que tu historia no es la única, que además las mujeres y los hombres que se solidaricen con estas víctimas les están dejando claro a ellas que no vamos a hacer cómplices del silencio, ni de los abusadores, y a los abusadores también se les envía un mensaje, de que las mujeres no están solas, y de que no vamos a permitir que se siga cometiendo violencia contras las mujers y las niñas y que eso quede como un secreto que tiene que ser manejado en la intimidad”, expresó. 

Los casos de violencia en Nicaragua son incontables, no hay instancias que lleven una estadística ajustada a la realidad de la situación en el país. Incluso, muchos casos nunca llegan a instancias legales porque no hay confianza en las instituciones, es entonces, que las redes sociales se han convertido en el espacio idóneo para que muchas mujeres, algunas en el anónimato y otras desde sus cuentas personales, o bien, a través del Blog de la Denuncia, expresan lo que han vivido. Desde maltrato psicológico, relaciones tóxicas, amenazas por fotografías, violación sexual, entre otras, son las historias que se leen en los post en Twitter.

Esta avalancha de denuncias se da en un contexto en el que diversas organizaciones han recordado que pese a que hay una crisis sanitaria mundial por coronavirus, y que una de las medidas para que se frene el contagio es la cuarentena, cientos de mujeres deben hacerlo al lado de su agresor, probablemente, el que las ha golpeado, insultado y amenazado en ocasiones anteriores.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ya había advertido que medidas como la cuarentena ha provocado un “estremecedor repunte global de la violencia” contra las mujeres.

En el país los femicidios no se han detenido. Recientemente, una mujer de 35 años fue víctima de la expresión más extrema de la violencia machista. De acuerdo con Católicas por el Derecho a Decidir, en los primeros tres meses del año registraron 17 femicidios y 30 en grado de frustración.

A nivel gubernamental la Policía Orteguista reinauguró las Comisarías de la Mujer, pero diversas feministas han señalado que estas deben ir a la par de un modelo de atención integral, en el que no revictimicen a las mujeres desde que llegan a denunciar, y que también facilite medidas de prevención de la violencia.

+ posts