El cuatro de septiembre de 2018, la joven universitaria de 20 años, Arianna Moraga fue secuestrada por espacio de unas 12 horas por policías orteguistas. Antes de abril  de 2018, era estudiante de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), y ahora forma parte del Movimiento Estudiantil 19 de Abril y sustituyó a Edwin Carcache como titular en esta organización.

En esta entrevista, pone de manifiesto sus dudas y asegura que ha sido “complicado tener que disputar, (y) defender  los espacios” donde están actualmente los jóvenes.   

¿Con Edwin Carcache como portavoz y enlace de organizaciones para denunciar la represión en el extranjero, vos finalmente asumís dentro de la Alianza a lo interno del país?

Edwin a lo que renunció fue a su cargo en el consejo ejecutivo dentro de la Alianza, como representante estudiantil del sector, de los cuatro movimientos que formamos parte, entonces, al renunciar a su participación como titular yo asumo como titular del Movimiento Estudiantil.

Se tiene que hacer un proceso de elección donde vamos a escoger al nuevo representante, yo podría ser una de las candidatas al ser titular.

Al asumir un cargo de ese tipo, ¿Cuál sería tu función?

No tendría que ser solo por tomar el cargo, creo que mi rol dentro de todos estos espacios ya sea en la Alianza, incluso en la Coalición, velar porque la agenda de jóvenes, la participación de nosotros esté presente todo este tiempo y que nuestras propuestas, demandas y todo lo que tengamos que decir sea tomado de una manera constructiva, que lo tomen en cuenta.

¿Crees que la lucha de los estudiantes efectivamente entró a un punto crítico donde sus opiniones no son tomadas en cuenta?

Creo que más que verlo de esa forma, yo a lo que apelaría es una organización efectiva porque es evidente que el sector estudiantil durante estos casi dos años ha sido uno de los sectores más vulnerables y nos ha costado organizarnos en comparación a otros gremios o sectores.

Entonces, lograr una organización efectiva creo que sería más eficaz, tomando en cuenta y participando con los otros jóvenes no solo de la capital, sino nacional, podrías como presionar no solo en los procesos venideros que son altamente importantes en los que la juventud debe estar presente.

Sí creo que ha sido complicado tener que disputar, defender, los espacios en los que nos encontramos actualmente porque evidentemente no solamente son los jóvenes, somos todo un país y con ello toda una cultura política que hemos venido arrastrando durante tanto tiempo y por tanto a veces nos encontramos con cosas que a veces son muy burocráticas y técnicas que tal vez los jóvenes no manejamos, pero en ese sentido es fortalecer nuestras capacidades.

Es un reto, pero de eso se trata la organización porque efectivamente necesitamos de la participación de toda la ciudadanía para que todas estas que anhelamos y esperamos alcanzar realmente se hagan, sin la participación de las personas no vamos a alcanzar la democracia.

¿La agenda de los jóvenes ha sido relegada?

No, yo diría que hay que fortalecer al  sector para que nuestras demandas sean mejor posicionadas porque como esfuerzos por un lado y esfuerzos por el otro no funcionan, yo creo que hay que apelar a los diálogos sectoriales, si no más bien se necesita un diálogo a todos los niveles entre la oposición para que finalmente podamos encontrar estos acuerdos que nos permitan avanzar.

Más que relegada, creo que ha sido un desafío, un reto, un compromiso bastante grande el que nos ha tocado asumir y el que por ende nos tiene agotado emocional y físicamente, no es por nada que muchos jóvenes han decidido abandonar la lucha recientemente, y es que hemos vivido tanto desde trincheras, barricadas, manifestaciones hasta mesas de negociación, clandestinidad, exilio, ha sido todo muy difícil, no es como lo han tenido que vivir los adultos y ojo no digo que por ser adulto sos malo o que por ser joven estás puro, es un asunto de cultura política y hay que luchar contra eso.

Algunos de esos jóvenes todavía no confirman su regreso, ¿Qué está pasando con ellos se sienten cansados, sin fuerza?

Es evidente que se avecina procesos que son más duros o crudos como queramos llamarlos a los que muchos jóvenes les tenemos miedo. Yo honestamente, siempre pienso qué tanto estamos haciendo nosotros porque sabemos que en primer lugar nos falta mucho nivel académico, o sea muchas capacidades a varios nos hacen falta, pero aun así estamos conscientes que debemos de mantenernos en los espacios para continuar organizándonos sin saber el día de mañana cómo pueden darse las cosas porque seamos realistas uno nunca sabe en realidad qué puede pasar  el día de mañana, ni cómo esto podría llegar a terminar y para muchos es difícil pensar qué puede pasar en tantos años, piensan así como que estoy chavalo podría estudiar y prepararme más y esperar a que puedo prepararme más y realmente disputar estos espacios con más habilidades.

Yo lamento el hecho de que muchos de mis amigos estén tomándose un tiempo, pero también lo comprendo porque evidentemente no pensamos estar en esto toda la vida, creo que al final de cuenta tenemos metas personales y esto es un compromiso y una confianza de que vamos a poder lograrlo, pero es una tarea muy grande.

¿En el exilio, muchos de los que estuvieron involucrados en la lucha se sienten decepcionados?

Entiendo completamente cómo se sienten porque no ha sido fácil todo lo que hemos vivido, realmente hemos tenido que ir amarrándonos los zapatos mientras estamos corriendo. El hecho de que se hayan cometido errores y que las cosas no hayan sido tan fáciles a como anhelábamos y estábamos seguros de que iba a pasar en abril. Hemos logrado muchas cosas y realmente sí hemos avanzado a pesar de enfrentarnos a un monstruo que está armado hasta los dientes y que no tiene pesar ni compasión de ninguna forma por nosotros.

Yo apelaría a que confiáramos en lo que se está haciendo y que nos involucráramos y apostáramos a que las cosas caminen de la manera correcta, aunque suene un poco sentimental lo que estoy diciendo creo de que la ilusión con la que salimos en abril,  la esperanza que teníamos se tiene que mantener porque la estrategia del Gobierno es desgastarnos, dividirnos, fracturarnos, alejarnos, confundirnos y no podemos dejar que eso pase porque es un trabajo y una carga que nos corresponde a todos y cada uno de los nicaragüenses que queremos algo mejor.

¿Se escucha la voz de los estudiantes dentro de las agrupaciones opositoras o crees que hace falta levantar esa voz?

Yo creo que hace falta alzar la voz de los estudiantes y de las mujeres que podríamos hacer muchísimas cosas más, creo que habrá un momento donde tendremos que discutir nuestras agendas porque hay un plan de nación que se tiene que construir y ahí se tiene que reflejar todo por lo que hemos venido luchando y todo depende del compromiso que cada persona adquiera.

Yo sé que es una cuestión muy difícil, nos enfrentamos a diario a cosas como buscar tu pan, tu comida, tus pagos, la vida del nica no es fácil, pero realmente tampoco lo va a ser si continuamos de la forma que estamos ahorita, creo que vamos a estar peor. Si queremos sacar a Ortega nos compete creérnoslo y hacerlo hasta alcanzarlo.

¿Crees que la conformación de la coalición es la salida para derrocar a esta dictadura?

Es la llave, la llave legal, pacifica, cívica, donde estamos involucrados todos para poder legítimamente sacarla, pero es una tarea enorme, o sea en este país se tiene que reconstruir el tejido social, porque aquí realmente hay una polarización enorme, hay una población que desconfía, tiene miedo y que evidentemente está muy golpeada, que carga con traumas muy grandes y que necesita sanar.

Yo esperaría que los procesos que vienen en 2021 no sean una cosa tan dura, otra vez un abril o algo peor, porque sabemos que el gobierno no tiene escrúpulos y podría atentar contra la vida de cualquiera.

¿A vos en particular, te da miedo de enfrentarte a esa otra parte de miembros que conforman la oposición donde están los empresarios, catedráticos, incluso gente que ha estado en política?

No, no me da miedo, creo que es lo que tenemos que hacer, es con ellos que nos tenemos que sentar, dialogar y resolver cómo es que realmente se va a cumplir, pensar en el futuro creo que es clave.

Sí, no te voy a negar, que tengo muchas dudas, inseguridades, pero miedo no, porque definitivamente el miedo nos lo arrebató Ortega y estas personas mal que bien están de este lado y es mejor mantener a tus aliados al lado que vos estás.

Yo comprendo que las personas tengan que decirle mucho a la empresa privada, yo estoy completamente de acuerdo con eso, sin embargo, no me gustaría volver a ver a un ‘Chanito’ Aguerri sentado con el Gobierno, creo que a ese sí le temería más que a tenerlo de este lado y poder decirle ‘Chano’ mira creo que la están cagando, deberían de hacer esto.

Fotos: Cortesía

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.