A sus 25 años, la periodista independiente y jefa de prensa de Radio La Costeñísima, Kalúa Yukari Salazar, se enfrenta a una acusación por el delito de calumnias, una acción “planificada” por parte del régimen, afirma la comunicadora.

En entrevista con La Lupa, la periodista originaria de Bluefields, no oculta sus temores ante el constante asedio y persecución en su contra por fanáticos del régimen, pero asegura que se mantendrá firme en la “línea editorial independiente”, como la que mantuvo su director, Sergio León.

El director de la radio, Sergio León, antes de fallecer, también fue acusado. ¿Crees que esa misma tónica la utilizarán en contra del resto de colaboradores de la radio?

Por supuesto, porque lo que ellos quieren es que los colaboradores de La Costeñísima sintamos miedo, nos sintamos acorralados y nos sintamos contra la espada y la pared y ponernos a decidir entre nuestra vida o nuestro amor al trabajo.

Tienen la esperanza de que escojamos irnos de la radio, lo cual no va a ser así, nosotros sabemos que va a ser una situación muy difícil para todos, porque todos hemos vivido esto.

Dos meses que lleva de muerto don Sergio, se han aumentado los acosos, la intimidación, la persecución, las amenazas, las ofensas, todo eso se ha aumentado contra nosotros y sabemos que va a seguir aumentando.

Hasta que ellos no vean que La Costeñísima está a su favor o de parte de ellos, en seguir la misma línea editorial que las emisoras oficialistas, no van a estar contentos, pero no lo van a lograr, no lo vamos a permitir.

Nosotros vamos a continuar con una línea editorial independiente, como lo mantenía don Sergio y lo mantuvo durante veinte años, que él luchó por esta radio al lado del pueblo, con el pueblo, trayendo esas voces, que de alguna manera quieren callar.

Es lo que no quieren, porque nosotros contamos con una audiencia alta a nivel de la región y llegamos a comunidades donde quieren mantener a sus pobladores, ya sean afrodescendientes o indígenas, en una falsa realidad, entonces, nosotros llevamos la verdad.

¿La acusación en tu contra fue una acción planificada por parte del régimen?

Sí es planificada, yo me di cuenta por un medio oficialista, eso es algo que ellos ya tenían muy planificado, muy determinado para que que yo me diera cuenta de esa manera y así buscar cómo intimidarme o intimidarnos a todos nosotros.

La Costeñísima está llevando información y está abriendo la mente a la población de la Costa Caribe, esa mente que ellos quieren mantener con ese sí señor, yo hago lo que usted diga, con esa línea que ellos mantienen y no es de esa forma que estamos trabajando, por lo tanto, somos non gratos par el régimen.

Lo siento mucho, vamos a seguir trabajando de la manera que lo hemos venido haciendo.

¿Crees que la meta del régimen es despojarlos de la radio o su cierre?

Las dos cosas, ese es el claro objetivo de ellos. En redes sociales y en nuestra página demuestran sus intereses, porque esos no son comentarios.

Para mí eso es la demostración de sus intereses reales que lo disfrazan a través de perfiles falsos.

En vivo, en el noticiero, lo han dicho fanáticos que llaman al noticiero y mira hasta dónde llega La Costeñísima que permite que ellos hagan sus comentarios, ellos llaman al noticiero Tras la noticia y exponen su idea, no somos como el régimen que calla y busca cómo cerrarle la boca a la población.

La acusación en tu contra parte de una información dada a conocer en el noticiero. ¿Crees que los funcionarios públicos están abusando de su poder y las leyes para evitar la rendición de cuentas?

Yo pienso que sí, porque nosotros como medio de comunicación estamos abiertos a atender a las personas a las cuales señala un poblador que hace la denuncia pública, porque fue un poblador de El Rama el que habló.

Desde hace dos años los periodistas viven una grave situación en Nicaragua. ¿Has pensado en retirarte?

Como mujer es difícil enfrentar una situación, como la que se vive en la Costa Caribe, no voy a negar que la dificultad, no voy a negar que uno siente miedo, como ser humano uno siente miedo por su familia, por sus hijas, por cualquier situación jurídica en la que uno se tiene que enfrentar, como la que estoy enfrentando yo ahora.

Sin embargo, yo pienso que esto nos da pauta para esforzarnos más y buscar cómo renovar las fuerzas diarias, yo pienso que nosotros contamos con el apoyo de Dios, y nosotros vamos a confiar.

Sabemos que vienen tiempos difíciles, porque, nos vamos a enfrentar a un año electoral y por eso han aumentado esa ola de violencia y no solo con los periodistas, hasta con los locutores de la radio.

El asedio en tu caso es recurrente ¿Temes por tu vida?

Yo quisiera mentirme a mí misma y decir que no tengo miedo, que voy a seguir y soportar todo esto, pero evidentemente uno no sabe por dónde le viene el golpe y eso es lo más tenebroso, no saber por dónde te van a tocar.

Quizá a mí no me harán un daño evidente físico que se pueda notar, pero qué pasa con mis hijos o mi familia, hay otros daños que pueden darse, que no son a mí, sino que pueden afectar esa parte tan sensible de la mujer, como pueden ser sus hijos, su madre, que en el peor de los casos a mí me desorientaría y me estarían acorralando.

En el último informe, PCIN informó sobre ataques en contra de 24 mujeres periodistas. ¿Crees que eso forma parte del círculo de la violencia machista?

Definitivamente, porque recordemos que, aunque gocemos en este país de una ley, que de algún modo nos ampara, eso quedó solamente en un papel.

En la realidad nosotras vivimos tanta violencia machista iniciando desde el Gobierno y eso va escalando por cada uno de los poderes que hay aquí en Nicaragua, y por supuesto, viene a reflejarse en el trabajo diario de nosotras como comunicadoras, en el trabajo de la radio.

Queremos salir a la calle, y a veces, vamos solas y sentimos miedo, que alguien quiera aprovechar la vulnerabilidad y nos quiera dañar. La verdad, aprovechan la falta de experiencia, o digo yo, los años de labor que uno tiene, porque yo apenas tengo 25 años y a que esta edad, te metan una demanda cuando jóvenes de mi misma edad están viviendo una situación más fácil.

La periodista Ileana Lacayo también sufrió asedio y persecución, hasta su exilio…

Ileana, Neyda (Dixon Martínez), Suyen (Sánchez) ellas tres han sufrido ese daño que afecta sicológicamente a una.

¿Cuál es la situación real de las mujeres periodistas en esa zona del país?

Nosotras estamos en una situación muy vulnerable, te explico por qué. De Managua aquí (Bluefields) son seis horas y más si te venís en un bus, son ocho horas.

Hace algunas semanas, el jefe de la Policía agredió a Suyen, nosotros como periodistas nos solidarizamos con ella, pasamos la nota, y tratamos de hacer diferentes acciones para visibilizar esta agresión, para que se conociera más allá de Bluefields.

PCIN nos apoyó, porque si apoyan bastante, pero dónde están esas otras organizaciones que vienen acá, y que digan, bueno vamos a ir a ver cómo está la situación.

Nosotros estamos tan distantes que aquí no hay una organización de derechos humanos y el Gobierno ha tratado de cerrar todo organismo que pueda ayudar a las mujeres.

Que aquí no hay una red de mujeres definida, no es porque no quieran, es porque el Gobierno no las dejó, las ahuyentó y las metió en miedo y las pocas que hay, no tienen ni siquiera recursos para poder apoyar a las mujeres.

No solo hablo de las mujeres periodistas, sino de todas las mujeres de la Costa, hace falta bastante trabajo de organizaciones civiles aquí en Bluefields para que pueda haber cobertura de algún modo en la región.

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.