“Se busca por el delito de amenazas y terrorismo”, es una de las frases que fanáticos orteguistas repiten a la adolescente de 16 años, estudiante de la Universidad Centroamericana (UCA), cuyo rostro se viralizó en redes sociales y ahora recibe amenazas.

En los últimos días, al menos cinco estudiantes de esta casa de estudios superiores están siendo objeto de asedio y amenazas constantes por parte de los fanáticos del régimen, que se encargaron de divulgar los rostros de los jóvenes que participaron en una manifestación el pasado lunes tres de febrero en este recinto.

Entre los  jóvenes, que este miércoles interpusieron su denuncia en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, está la adolescente de 16 años que desde el pasado lunes no ha podido retornar a sus clases y a su casa de habitación.

“Han llegado personas a mi casa a buscarme, acosarme, en el barrio donde vivo ya me tienen circulada, me mandan mensajes diciéndome claramente que me quieren matar, que me quieren violar y que me tengo que ir, que ya no van a tolerar esto de parte de nosotros”, dijo la estudiante.

NO LA DEJAN TRANQUILA

Después de la manifestación que el pasado lunes realizó un grupo de estudiantes de la UCA, junto con excarcelados y activistas para demandar a liberación de los presos y presas políticos, los fanáticos del régimen empezaron a circular en redes sociales sus nombres y fotografías. También pegaron papeletas en las calles los rostros de los universitarios.

“Me han puesto afiches de cómo me buscan, han puesto también mi carrera, el año en el que entré y hasta pusieron mi horario, han pegado papeles alrededor de la UCA, de Metrocentro y Multicentro y ahí está mi cédula, mi nombre completo y mi dirección exacta”, dijo la adolescente.

La joven llegó a la CPDH acompañada de otros universitarios que integran el Movimiento Defensa Estudiantil, que son lo que generalmente organizan las protestas en este recinto universitario.

“Temo por mi seguridad obviamente y me siguen buscando, realmente no me han dejado tranquila (…) Cualquier atentado contra la integridad física de nuestros compañeros de clase de lucha y miembros del Movimiento Defensa Estudiantil (MDE-UCA) hacemos responsable a la dictadura Ortega-Murillo”, señaló la estudiante universitaria.

Durante la protesta de los universitarios se infiltró el fanático orteguista José Leonel Suazo, quien los fotografiaba dentro del recinto y al ser descubierto golpeó a una universitaria miembro del MDE-UCA.

“Exactamente realizó una llave de pelea a una joven miembro del movimiento, posteriormente la golpeó y quiso darse a la fuga (…) A raíz de estos hechos cinco jóvenes ha sido acosados, amenazados y difamados por fanáticos orteguistas”, narró la estudiante.

Posteriormente, algunos estudiantes enardecidos, entre empujones, reclamaron “al paramilitar”, pero los guarda de seguridad se dispusieron a retirar al hombre del recinto.

A Suazo se le encontró una “identificación de la policía orteguista, además de un carnet del hospital Fernando Vélez Paiz, donde aparentemente labora como jardinero”, según la denunciante.

El martes pasado, la UCA envió a los estudiantes un correo institucional en el que exhorta a los universitarios a  “evitar agresiones y tratos irrespetuosos” dentro del recinto, pero no se pronunció sobre la agresión sufrida a la estudiante, dijo la adolescente.

La universitaria demandó una explicación a las autoridades de la UCA del por qué y cómo se filtró en las redes sociales su horario de clases.  

La asesora legal de la CPDH, Karla Sequeira, informó que corresponde a esta organización dar seguimiento a las denuncias.

“Hacemos responsables de cualquier acto, acción, que se cometa en su integridad física, síquica y moral de esta joven, hacemos directamente responsable al Gobierno de Daniel Ortega”, dijo la abogada y defensora de derechos humanos.

Fotos: CPDH/Cortesía

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.