La economía de Nicaragua caerá más de lo previsto en el 2020 como consecuencia de la crisis derivada por la enfermedad del coronavirus, según pronósticos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que estima una contracción de 8.3%.

Las proyecciones de crecimiento para los países de América Latina y el Caribe se verán afectadas por los “choques externos como domésticos” y serán más fuertes que lo previsto en abril pasado, afirmó el organismo responsable de promover el desarrollo económico y social de la región.

El nuevo dato es mayor que la contracción de 5.9% que habían pronosticado en abril pasado.

El organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas señala varios componentes de la actividad económica que se verán afectados por la crisis generada por la pandemia en la mayoría de los países, incluyendo Nicaragua.

Turismo

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcenas, explicó que la región se encuentra en “epicentro de la pandemia” afectado una de las actividades económicas de la cual dependen la mayoría de los países del Caribe y de Latinoamérica.

“Los países del Caribe son las economías más expuestas, impacta el empleo y es uno de los sectores más afectados y va a requerir de mucho apoyo”, dijo Bárcenas durante la presentación del informe.

En Nicaragua la actividad turística, que ha sufrido las consecuencias de la crisis sociopolítica, se ha visto fuertemente golpeada por la pandemia.

turismo

“A finales de este mes podemos tener un dato especifico, porque estamos trabajando en una evaluación con nuestras socias (…) Es bien difícil pedirle a una microempresaria que vive de eso (del turismo), que cierre su empresa, pero si no va a cerrar que implemente las medidas internacionales que se están pidiendo, estamos viviendo una crisis de salud de la mano de una crisis económica”, afirmó María Eugenia Mayorga, presidente de la Red de Mujeres Empresarias de Nicaragua (REN).

Remesas

Según la Cepal, aunque algunos gobiernos han comenzado a “aliviar las medidas de contención” y otros las continúan o las intensifican se verá una disminución de las remesas familiares y afectará más a los países “más pobres”.

“La contracción económica en Estados Unidos y en Europa, pero sobre todo Estados Unidos, va a afectar a sectores en donde participan mucho los trabajadores migrantes. Hay países que son más vulnerables como puede ser el caso de Haití, El Salvador, Honduras”, afirmó Bárcenas.

Muchos nicaragüenses que estaban en Panamá y Guatemala, que habían migrado en busca de trabajo, han decidido retornar al país debido a que la pandemia los ha dejado sin empleo.

La mayoría de migrantes, según la Cepal, ocupan trabajados en los sectores de servicios y construcción.

Más pobreza

El informe de la Cepal señala que la pandemia de COVID-19 arrasará con millones de empleo en toda América Latina. “La desocupación afectará a 44 millones de personas alcanzando una tasa de desocupación de 13.5%”, señaló Bárcenas.

Lo anterior significa que el número de desocupados en la región llegaría a 44.1 millones de personas.

El alto número de desocupación aumentará la tasa de pobreza a 37.3% y la de pobreza extrema a 15.5%, señala el organismo. Eso significa que la pobreza aumentará de 186 a 231 millones de personas, mientras que los niveles de pobreza extrema pasarán de 68 a 96 millones de personas.

En el caso de Nicaragua, la recesión económica proyectada provocar un incremento de 5.6 puntos porcentuales, es decir que los niveles de pobreza al finalizar el año pasarán de 47.1 (2019) a 52.7 (2020).

Mientras tanto la pobreza extrema tendrá un incremento de 4.8 puntos porcentuales al pasar de 18% en 2019 a 22.8% este año.

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.