El ascenso de la embajadora Rita Rita Díaz de Sciolli, a la presidencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) según valoración de expertos en derecho internacional «no es un peligro» frente a las decisiones que se puedan tomar, en ese organismo, entorno a la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua desde abril 2018.

El Estado de Guatemala, al igual que el Estado saliente de la presidencia de la OEA, es uno de los miembros que se ha abstenido de votar, a favor o en contra, en decisiones que ha tomado el Consejo Permanente sobre la crisis en Nicaragua, la cual, hasta la fecha, ha dejado la muerte de más de 300 personas, más de 80,000 nicaragüenses exiliados y el secuestro policial de, al menos 130 manifestantes, que permanecen en las cárceles del país.

Edgar Parrales, abogado y exembajador de Nicaragua en la OEA, aseguró que la nueva presidencia del Consejo Permanente de la OEA «no representa mayor peligrosidad», frente a las decisiones que el Consejo pueda tomar sobre la crisis sociopolítica en Nicaragua.

«La presidencia del Concejo no puede por sí sola tomar decisiones de tipo político, tienen que ser mediante votación y las votaciones están dadas, es decir, las posiciones respecto a Nicaragua ya están dadas, entonces, aunque el presidente del Consejo permanente no quisiera convocar, cualquier país miembro le pide que haga la convocatoria y no se puede negar, porque hay un derecho de cada país, por lo que no veo que tenga mayor peligrosidad», aseveró Parrales.

El exdiplomático y catedrático, Bosco Matamoros coincide con Parrales, asegurando que «no va a haber un cambio dramático en las decisiones que asuma Guatemala», sobretodo porque sus decisiones han sido en su mayoría de «abstención».

CARTA DEMOCRÁTICA ES INEVITABLE

Entre las acciones que el Consejo Permanente tiene pendientes por cumplir, es recibirle a la Comisión de Alto Nivel para Nicaragua, el informe que se encuentran realizando para el que ya tiene menos de 30 días para entregarlo.

Parrales asegura que, luego de la entrega del informe de la Comisión, «inevitablemente vamos a terminar con la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática por la actitud del Gobierno, que no quiere cooperar».

Agregó que lo más seguro es que el informe que entregue la Comisión, que fue conformada el pasado 28 de agosto en el CP de la OEA, sea «adverso al Gobierno de Nicaragua porque va a demostrar todas las violaciones que han venido haciendo y se sigue cometiendo en el país, a la vez se pondrá de manifiesto que no tienen ninguna voluntad de cooperar, entonces, no va a quedar otra salida que aplicar el artículo 21 a Nicaragua, que no es más que suspenderla en la vida de la Organización».

Los expertos consideraron que no hay que celebrar la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana, porque también afectará a la población.

Si quieres saber más: OEA teme represalias conra nicas entrevistados en El Salvador y llama a Ortega a velar por su integridad

+ posts

La Lupa es un medio con perspectiva de género y derechos humanos que surgió en mayo de 2019.