Cuatro campesinos han sido ejecutados durante los primeros once días del mes de abril en Nicaragua, así lo confirmó Kenia Gutiérrez, secretaria del Movimiento Campesino, luego que este sábado circulará la fotografía y video de una persona asesinada en Wiwilí.

Marvín Blandón de la comunidad Flor de Caña, en Jinotega, y José Cantillano de El Paraíso de Masayita, en Nueva Guinea, son los dos campesinos que hasta ahora se han logrado identificar, pero Gutiérrez asegura que en los primeros once días de abril, se han registrado cuatro casos de asesinato.

«Ha incrementado el nivel de violencia en lo que es los asesinatos, el asedio, la persecución, amenazas en redes sociales, las amenazas son terrribles y esto realmente es preocupante. A cada uno de nosotros y a muchos de los excarcelados, es persecución a diario y asedio, y esto nos preocupa porque a pesar de la pandemia los asesinatos y el asedio esta incrementando», dice Gutiérrez.

Entre las características símiles de los hechos, por los cuales han sido clasificado como ejecuciones se encuentra: la crueldad de la muerte, el abandono del cuerpo, la falta de una investigación policial, así como que las víctimas han sido idenfiticadas como opositores al régimen de Daniel Ortega.

Corredor de la guerra

Braulio Abarca, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, expresó que los casos se siguen registrando en el llamado «corredor de la guerra», en los departamentos de Jinotega, Madriz y en Las Segovias.

«En efecto continúan las ejecuciones extrajudiciales en el campo, siempre con un mayor registro en la zona de lo que fue conocido como el corredor de la guerra. Siguen apareciendo cadáveres de campesinos en su mayoría opositores conocidos, ex integrantes de la contra, activistas y miembros de partidos políticos opositores e incluso trabajadores de alcaldías municipales», explica Abarca.

Puedes leer: ‘Corredor de la guerra’, principal zona de ejecuciones selectivas contra campesinos

Marvin Blandón, a quien sujetos desconocidos le propinaron varios disparos contra su cuerpo, el pasado nueve de abril, era un conocido opositor al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, en Jinotega.

«Estos asesinatos o ejecuciones extrajudiciales continúan en la impunidad, no hay actos de investigación, persecución, enjuiciamiento, sanción ni condena contra los perpetradores de estos graves crímenes. En su mayoría cuentan con la venia o aquiescencia del Estado nicaragüense a través de la Policía Orteguista y del Ejército que no protege ni resguada las zonas donde tienen incluso comandos militares o escuadrones especiales como es el caso del BECO en la zona caribe donde ya se han dado más de seis asesinatos en los pueblos indígenas tanto mayangnas y miskitos en menos de cuatro meses», reclamó el defensor de derechos humanos.

El colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, ha registrado, en lo que va del año, 19 asesinatos contra población campesina, en los que además incluyen seis de la población indígena mayagna y miskita.

+ posts

Periodista especializada en género y derechos humanos.
Es fundadora y directora de www.lalupa.press
Activista feminista en El blog de tu madre.