Salud a discreción de la política

En Nicaragua se niega la atención a opositores y se despide a médicos inconformes con el gobierno. En uno de los sistemas de salud pública más deficientes de la región, crece la atención profesional desde la clandestinidad.