Bajo el pretexto de conmemorar el Día Internacional de la Mujer, Daniel Ortega y Rosario Murillo, ordenaron una cadena de radio y televisión para dar un discurso a la nación en el que exaltaron los avances que, supuestamente, ha logrado su gobierno para restituir los derechos de las mujeres en los últimos 14 años.

En las casi dos horas que duró la cadena de radio y televisión, como de costumbre, Ortega lanzó sus ataques contra Estados Unidos y se quejó de las sanciones, pero aprovechó para repetir una serie de mentiras que te explicamos a continuación.

“Mensajes difamatorios” contra oenegés 

En su discurso, Ortega justificó la aprobación de la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, aprobada en la Asamblea Nacional el 15 de octubre de 2020, y lanzó serias imputaciones contra las organizaciones no gubernamentales a quienes acusó de lavar dinero.

“Los que viven pidiendo sanciones, los que reciben dinero que se lava a través de esos organismos que los llaman oenegés, que se han creado para lavar dinero y luego distribuirlo, para desarrollar actividades terroristas desestabilizadoras. Pero, ya tenemos leyes contra eso y tenemos información sobre cómo se ha hecho el lavado en años y todavía hasta hace poco, miles de miles de dólares corriendo ahí para sembrar el terror”, señaló Ortega.

La Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras) señaló que son “mensajes difamatorios y estigmatizadores” contra organizaciones de la sociedad civil a quienes acusa de lavar dinero para actividades terroristas y desestabilizadoras y amenazando con la aplicación de la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros.

Esta ley, señala IM-Defensoras, ha sido ampliamente denunciada por organizaciones nacionales e internacionales como violatoria de derechos humanos y como un “instrumento más de represión y criminalización”.

“Desde la IM-defensoras acuerpamos y reconocemos a las compañeras nicaragüenses, quienes pese al contexto de represión que viven, no cesan en su empeño por defender los derechos de las mujeres y denunciar las violencias represivas y patriarcales que enfrentan”, señala IM-Defensoras.

Golpean a Óscar Navarrete
Daniel Ortega presume que en Nicaragua hay “libertad de expresión”, pero aquí vemos el momento cuando golpean al fotorreportero Óscar Navarrete.

En Nicaragua hay “libertad de expresión”

¡Falso! Una muestra de la falta de libertad de expresión fue el asesinato de Jorge Luis Rugama ocurrido el 19 de julio de 2020 en La Trinidad, Estelí, cuando fanático del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), le disparó al escuchar que el opositor gritó “¡Viva Nicaragua Libre!”.

En noviembre de 2020, la justicia orteguista ordenó la libertad del acusado, Abner Pineda Castellón.

No obstante, desde el 28 de septiembre de 2018, el régimen impuso una serie de restricciones a la libertad de asociación y manifestación, a través de la Policía Nacional que emitió un comunicado en el que se declaró “ilegales” las marchas que pedían su salida del poder.

“Aquí hay libertad de expresión, ah, pero vienen los yanquis y dicen que aquí no hay libertad de expresión, y los europeos dicen que no hay libertad de expresión”, dijo Ortega en su discurso.

En febrero pasado, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) señaló que en Nicaragua persisten las violaciones frecuentes a los derechos a la libertad personal, de expresión, de reunión pacífica, de asociación, y de participación.

Según IM-Defensoras estarán “vigilantes” ante este tipo de narrativas del régimen, cuyo fin es “normalizar y ocultar la persecución y la represión que enfrentan las defensoras” y el resto de la población.

El edificio de Confidencial fue convertido por el régimen en una casa materna.

“Dicen lo que quieren”

“Aquí cualquiera dice lo que quiere en las redes, en sus páginas. Cualquier barbaridad dice. En los periódicos, en la televisión, dicen lo que quieren, hablan lo que quieren, no tenemos aquí una política donde le estemos diciendo a periódicos, qué no dicen ahí en contra de Nicaragua”, señaló Ortega a mitad de su discurso.

No obstante, en Nicaragua el régimen de los Ortega Murillo intenta poner un bozal a la libertad de expresión y de prensa, prueba de ello es la Ley Especial de Ciberdelitos, aprobada el 27 de octubre de 2020, conocida como “Ley Mordaza”.

La legislación orteguista prevé castigar con una pena de entre dos y cuatro años de prisión a “quienes usando la tecnología de la informática y de la comunicación publiquen o difundan información falsa y/o tergiversada que produzca alarma temor, zozobra en la población, o a un grupo o sector de ella o a su familia”.

Ortega, una vez más, prefirió callar ante la confiscación de los edificios donde funcionaban la sala de redacción de Confidencial y el medio 100% Noticias, que fueron entregados al Ministerio de Salud (Minsa).

Colectivo de Mujeres de Matagalpa siendo agredidas por la Policía orteguista. Foto: Radio Vos

Diversos opositores también han enfrentado cárcel por protestar con la bandera de Nicaragua en las calles, tal es el caso del joven Sergio Beteta que recientemente fue declarado culpable tras protestar acusandolo del delito de tenencia ilegal de armas y tráfico de estupefacientes por un juez al servicio del régimen sandinista.

Policía contribuye a “seguridad de las mujeres”

Según Ortega, en Nicaragua el Ejército y la Policía contribuyen a garantizar la defensa de la soberanía y la seguridad de los ciudadanos, pero también “la seguridad de las mujeres”.

“Con la Policía se han venido organizando cantidad de delegaciones en diferentes municipios del país, y queremos llenar el país con delegaciones de policías encabezadas por compañeras policías”, dijo Ortega.

A Ortega, sin embargo, se le olvida que la Policía es el órgano represor de hombres y mujeres, violencia que se ha acentuado desde la “Rebelión de Abril”.

Según IM-Defensoras, en el marco de la conmemoración del 8 de marzo en Nicaragua se registraron 16 incidentes de represión contra 20 mujeres defensoras de derechos humanos, entre ellas mujeres que cuentan con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y contra dos redes de defensoras y colectivos feministas y una agrupación de familiares de personas presas políticas. 

“Las agresiones se han registrado en diversos municipios del país, como Managua, Tipitapa, Somoto y Estelí, e incluyen actos de vigilancia y hostigamiento, vulneraciones a la libertad de expresión, reunión y movimiento y amenazas. Como principales responsables de estas agresiones se han identificado a policías y personas armadas de civil”, señala un comunicado de IM-Defensoras.

Imagen tomada de Internet

Cadena perpetua no salva a mujeres 

Por otro lado, Ortega recordó que en Nicaragua fue necesario ampliar la pena máxima de 30 años a cadena perpetua, porque había que hacer las “regulaciones correspondientes”, para castigar al que “comete crímenes horrendos, contra mujer, contra niña, contra varones, crímenes horrendos”.

En Nicaragua, sin embargo, las defensoras de los derechos de las mujeres afirman que la aprobación de cadena perpetua no asegura la vida de las mujeres, por el contrario es un retroceso en materia de leyes en el país.

El 15 de septiembre de 2020, Ortega en un discurso en conmemoración del 199 aniversario de la independencia se refirió a los opositores que se unieron a las protestas en 2018 como “delincuentes” y “peleles del imperialismo”

“Se sienten intocables porque se les dio una amnistía. Fíjense bien, bueno, ya se les dio la oportunidad de una amnistía, pero ya no habrá otra amnistía”, advirtió Ortega previo a la aprobación de la cadena perpetua.

En su más reciente discurso, según Ortega la cadena perpetua busca castigar “crímenes horrendos como torturar a una persona en la vía pública. Y luego quemarla, y antes de quemarlas quitarles la ropa, pintarlos, y hacerlo con ellos desnudos y amarrados y todo esos filmarlo”, situación que atribuye a los manifestantes de la “Rebelión de Abril”.

El comisionado general, Róger Ramírez, y la primera comisionada Aminta Granera, junto a los comisionados generales Franciso Díaz y Pablo Emilio Ávalos en una actividad de la institución. Foto Confidencial.

Mujeres en cargo, pero sin poder

Ortega destacó el hecho que, Nicaragua sigue siendo el país más avanzado de la región en cuanto a igualdad de género, ocupando el quinto lugar en el mundo, según el informe del Foro Económico Mundial (WUF, por sus siglas en inglés) – The Global Gender Gap Report.  

“Nicaragua hoy está en el quinto lugar (…) Reconocido a nivel mundial, entre los cinco primeros países del mundo, estamos a la par de países desarrollados, que tienen mucha riqueza y mucha cultura”, manifestó.

Lo que no dice Ortega, es que ninguna de las mujeres que ocupan un cargo en su Gobierno tiene “poder de decisión” y siguen subordinadas al liderazgo masculino, según especialistas consultadas por La Lupa en el reportaje “50% de cargos públicos ocupados por mujeres, pero sin poder de decisión”

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.