Publicidad

La inauguración de una casa materna en el edificio donde funcionaba la redacción de Confidencial, Esta Noche, Esta Semana y Niú representa un “un monumento al crimen, contra la libertad de prensa y contra la libertad de expresión”, afirmó el periodista Carlos Fernando Chamorro, director de esos medios de comunicación.

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo oficializó este martes el robo de las oficinas donde funcionaban los medios de comunicación que dirige Chamorro, y en su lugar  inauguraron la casa materna “Camila López”.

“Es el último acto de un conjunto de acciones de fuerza de paramilitares y acciones brutales que iniciaron con el robo a la redacción de Confidencial la noche del 13 de diciembre de 2018”, mencionó el periodista Chamorro en una entrevista a Noticias 12.

PUBLICIDAD

Posterior al robo del edificio y ocupación total el día 14 de diciembre de 2018, el régimen convirtió el edificio en un “cuartel policial”, por más de dos años, hasta concretar sus planes en complicidad con el Ministerio de Salud (Minsa), acusó Chamorro.

El periodista señaló que de alguna manera el régimen intenta “cubrir” el robo al inaugurar un servicio de salud en un edificio que no les pertenece y donde también funcionaban las oficinas de la empresa consultora Cabal.

“Si lo que han querido hacer es encubrir el cierre de un medio de comunicación, para mí lo que todo el mundo puede apreciar hoy, es que la dictadura ha erigido un monumento al crimen contra la libertad de prensa y contra la libertad de expresión”, enfatizó Chamorro.

Publicidad
Parte de los equipos que habían en la oficina fueron utilizados por el régimen simulando su obra. Foto Gobierno

“Sello de la dictadura”

El 23 de diciembre de 2020, dos años después del robo de las instalaciones, el régimen colocó en las afueras del edificio un rótulo con la leyenda “Esta propiedad pertenece al Ministerio de Salud (Minsa)” y en la que se indicaba que ahí se construirá la casa materna del Distrito I de Managua.

Dos meses posteriores, pintaron el edificio en color “rosado chicha”, hasta su inauguración este 23 de febrero, una obra que contó con el financiamiento de Taiwán, según la misma Murillo, quien no precisa el monto.

“Hoy está el sello de la dictadura, ahí se impuso Ortega y Murillo lo que nunca pudieron hacer, lo que nunca podrán hacer, que es confiscar las ideas, matar el periodismo, intentan hacerlo simplemente al ocupar físicamente esa redacción”, cuestionó el director de Confidencial.

Los medios de propaganda del régimen difundieron fotografías que evidencian el interior de la supuesta casa materna que fue acondicionada con los mismos muebles y equipos de las oficinas de Confidencial, Esta Noche, Esta Semana y Niú que recién había rediseñado su estudio de grabación dos semanas antes del asalto.

Lejos de claudicar, Chamorro considera que su equipo está comprometido a continuar en “resistencia” frente a este régimen que a cualquier costo pretende acallar las voces críticas.

“Hacemos periodismo por la libertad, hacemos periodismo para fiscalizar el poder y el poder está tratando de aplastarnos, pero al mismo tiempo yo lo peleo con optimismo, yo veo detrás de esto una derrota de la dictadura, la dictadura no puede confiscar al periodismo”, dijo con fuerza Chamorro.  

Cenidh: “Decir la verdad”

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) repudió la acción del régimen y alentó a los periodistas de Confidencial a seguir informando sobre los atropellos y el grave deterioro de derechos humanos en el país.

“Seguramente al ver las paredes de las instalaciones de Confidencial pintadas de rosado chicha siente que finalmente han ganado, que han fracturado la moral de las y los periodistas que día a día persisten en decir la verdad sobre la grave crisis de derechos humanos que ustedes han provocado en Nicaragua”, señaló el Cenidh.

El organismo de derechos humanos, que fue despojado de su personería jurídica y de sus edificios, animó a los periodistas de medios independientes del país a continuar informando con “ahínco”.

En diciembre de 2018, el régimen además confiscó también el edificio del canal de televisión 100% Noticias y las instalaciones de nueve organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Fundación Popol Na, el Instituto para la Democracia y el Desarrollo (Ipade) y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).    

Foto principal: Gobierno

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí