La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió al régimen de Nicaragua que los trabajadores sanitarios, particularmente los médicos que están al frente en la primera línea de combate al COVID-19, no deben ser objeto de actos de “hostigamiento” y “despidos” por demandar equipos de protección personal.

“Si a ellos no se les protege de hostigamiento o de despido por expresar su preocupación por la COVID-19, estamos poniendo a los trabajadores de la salud en una situación aún más difícil, eso lo hemos dicho  y queremos reiterar ese llamado no solo para Nicaragua, sino para los otros países también”, exhortó el doctor Ciro Ugarte,  director de emergencias en salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el contexto de la pandemia, el régimen despidió a casi una veintena de médicos especialistas de las diferentes unidades de salud pública, entre ellos profesionales con más de dos décadas de experiencia.

Algunos organismos de derechos humanos como Human Rights Watch señaló que despedir “arbitrariamente” a profesionales de la salud en un contexto de pandemia sólo incrementa la posibilidad de que ocurra un “desastre”.

“Hemos sido claros en decir que hay que proteger a esos trabajadores en Nicaragua y en todos los países, nuestros trabajadores en la comunidad médica  ponen su vida en riesgo”, dijo Ugarte, tras enfatizar que el personal sanitario debe contar con todo el equipo de protección personal en casos de esta naturaleza.

Siguen pidiendo información

El Observatorio Ciudadano COVID-19 incrementó su conteo de la pandemia a 7,893 casos sospechosos y 2,225 muertes asociadas al coronavirus.

La cifra de muertes, evidencia un número superior al conteo oficial del Ministerio de Salud (Minsa), que solo admite 91 fallecimientos por esta causa y registra 2,846 casos positivos desde el pasado 18 de marzo cuando la vocera del régimen, Rosario Murillo alertó sobre el primer diagnóstico positivo.

Ante esa falta de transparencia de la información oficial, la OPS continúa esperando un informe detallado para determinar cuál es la condición actual del país en el contexto de la pandemia.

“Nicaragua nos da una información muy sucinta sobre la pandemia en ese país y lo hace en forma semanal, nos informan el número de casos, el número de fallecimientos y el número de recuperados y no hemos recibido información detallada, como lo requiere el Reglamento Sanitario Internacional, temo que como resultado no podemos decir lo que es la situación actual en Nicaragua en términos de la pandemia”, dijo el representante de la OPS.

Según Ugarte, una información más detallada sobre cada uno de los casos y las zonas geográficas donde están presentándose casos es “importante no solo para los países vecinos y la comunidad internacional, sino que es muy importante para su propia población, la gente necesita saber para poder tomar las medidas preventivas”.

autobus mascarilla

Recuerda el caso Suecia

El régimen de Nicaragua, que a la fecha tampoco ha dado a conocer detalles sobre la cantidad de pruebas realizadas a la población, hace un par de meses reconoció que su estrategia frente el virus está basada en la famosa inmunidad de rebaño, igual como hizo Suecia.

“Vemos en otras regiones, el caso de Suecia, por ejemplo, vemos lo que ha sido el impacto de un abordaje semejante y hay una gran diferencia entre Suecia y los demás países que comparten las mismas  condiciones de Suecia, temo que todos estamos aprendiendo lecciones y creo que es importante notificar cómo los países y cómo las autoridades nacionales están abordando la situación”, advirtió Ugarte.

El director de emergencias en salud de la OPS insistió que el régimen en el país debe reducir las celebraciones públicas para “reducir la transmisión” y de esa forma contribuir a “salvar vidas”.

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.