Ante la negligencia del régimen, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció que enviará una millonaria donación de insumos médicos, consistente en pruebas de diagnóstico y un millón de unidades de equipos de protección personal, pero se asegurará que éstos lleguen a las manos que lo necesitan.

“Respecto a los suministros, estamos previendo un envío adicional de pruebas de diagnóstico, pero también equipos de protección personal (…) Puedo mencionar, por ejemplo, algunas cifras: mascaras son 93 mil, guantes 166 mil,  batas y mascarillas médicas son 763 mil etcétera. La cantidad que se está enviando es alrededor de 1 millón y que van a llegar en los próximos días”, manifestó el director de emergencias en salud de la OPS, doctor Ciro Ugarte.

El representante de la OPS, explicó que este organismo quiere asegurarse que los insumos lleguen al personal de salud que está en la primera línea de batalla frente al COVID-19 y para eso han establecido “contactos” dentro de Nicaragua.

“Asegurar que esos suministros lleguen a donde se necesitan es un trabajo conjunto y en ese aspecto hemos iniciado contacto, también con entidades dentro de Nicaragua, que puedan asegurar que esos suministros lleguen a donde se necesita y se usen adecuadamente”, señaló Ugarte.

La OPS –agregó- sigue proveyendo cooperación técnica a Nicaragua a través de la actualización de documentos y manuales, “diseminando información a través de todos los canales, públicos y privados con los cuales tenemos acceso”.

covid
Los trabajadores por cuenta propia en Nicaragua siguen expuestos en el escenario de esta pandemia ante la inacción del régimen. Foto / La Lupa/ O. Navarrete

Personal médico es prioridad

Según Ugarte, la situación de los trabajadores de la salud en todo el mundo, pero particularmente la de los profesionales que están en Nicaragua, es una situación que “debe tomarse con prioridad”.

Ante los despidos injustificados de médicos que han dejado evidencia la negligencia del régimen insistió que “aquellas personas que defienden la salud y la vida de las personas, deberían también ser protegidas en todos los ámbitos”.

“En este aspecto ese es un llamado específico para que los trabajadores de la salud, los médicos, las enfermeras, los técnicos, los laboratoristas y todos aquellos que estén contribuyendo a la respuesta del COVID, sean protegidos”, enfatizó.

Ferias y concentraciones son una amenaza

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo continúa sin responder a la emergencia sanitaria que oficialmente ha cobrado la vida de 46 personas en el país, por el contrario siguen anunciando ferias y actividades que suponen un mayor peligro para la población.

Ugarte advirtió que la cantidad de casos y fallecidos “pueden incrementarse” en Nicaragua, mientras continúe el llamado a concentraciones y ferias.

“Aún estamos preocupados que hay activamente llamados a concentraciones y ferias sin la protección adecuada, y estamos viendo también los casos donde ocurre eso el incremento de casos y cantidad de fallecidos pueden incrementarse importantemente”, dijo el representante de este organismo de salud.

Nicaragua, según confirmó este mismo organismo, está en fase de transmisión comunitaria y en ese contexto es importante una respuesta de parte de todos los sectores del país para detener la curva de casos positivos.

“Se requiere la respuesta de todos los sectores y debería ser transparente y abierta, y en este aspecto es muy importante señalar que algunas de las medidas que estamos conversando y las preguntas que han sido contestadas anteriormente sobre distanciamiento social tienen que implementarse y estamos viendo que la población de Nicaragua voluntariamente y las sociedades científicas y otros están procurando que ese distanciamiento social se realice”, señaló Ugarte.

En la región de las Américas, según la directora de la OPS, Carissa Etienne, hasta el 8 de junio se contabilizaban 3.3 millones de casos reportados, “más que en cualquier otra región del mundo”.

+ posts

Periodista con 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita.
Graduada en Filología y Comunicación en la UNAN-Managua. Productora y presentadora del programa de corte agropecuario: AGROTV (2015). Desde 2019 escribe para medios de comunicación digitales que surgieron a raíz de la Rebelión de Abril en Nicaragua.