El tres de mayo es el ‘Día de la Libertad de Prensa’ una fecha que desde 1993 se conmemora con la idea de “reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”, sin embargo en Nicaragua el periodismo conmemora la fecha en resistencia frente al reto de recuperarla.

El periodismo coincide que con el retornor de Daniel Ortega y Rosario Murillo al poder, en 2007, los periodistas nos hemos enfrentado a una política de secretismo ante el nulo acceso a la información pública frente a una estrategia de comunicación “incontaminada” que desde abril de 2018 se ha recrudecido provocado muerte, cárcel, persecución y confiscación de medios de comunicación.

En el contexto de la pandemia, la realidad no ha cambiado, al contrario la libertad de prensa se ha restringido mucho más. El periodismo ha sido señalado por la vocera del régimen sandinista, Rosario Murillo de producir noticias falsas como parte de una campaña para desacreticar la credibilidad de los periodistas y medios independientes críticos a la gestión estatal.

“Las noticias falsas y las calumnias, que causan asesinatos, linchamientos sociales, martirios… Noticias falsas y calumnias… cuando se quiere dar un Golpe de Estado o echar a algún político para que no se presente a las Elecciones, se hace esto, noticias falsas, calumnias y luego se cae en juicios al gusto. Eso es lo que está de moda, y luego, se condena”, habría dicho Murillo el pasado 28 de abril durante su alocución en los medios oficialistas.

Puedes leer: Régimen Ortega-Murillo sigue violando libertad de prensa y de expresión

Un discurso a tono con los medios propagandísticos del régimen Ortega-Murillo que señala a los medios independientes de producir notas falsas en especial aquellas relacionadas con la represión contra la ciudadanía disidente y aquellas que evidencia la negligencia estatal frente a la pandemia del coronavirus.

Este hecho para Lucía Pinea, periodista excarcelada por el régimen de Daniel Ortega, es una amenaza de la dictadura para “justificar agresiones, robos y cuidados posibles encarcelamientos a periodistas que valientemente estamos informando sobre la situación del covid_19 en Nicaragua”.

“Ahora el régimen esta ocupando la figura de que se informan noticias falsas que ahora los medios, periodistas o médicos quieren hacer hasta un golpe de Estado con informar sobre el coronavirus … aprovecho el espacio para denunciar publicamente al régimen de Daniel Ortega de estas amenazas que esta realizando a periodistas y medios de comunicacion independientes utilizando siempre su sistema de represión para tratar de silenciarnos, pero yo les digo: no nos van a callar. Ya nos metieron presos, ya nos robaron y si nos matan hay un ejercito de periodistas que vana seguir haciendo lo mismo”,

Recuperar la libertad de prensa

Un grupo de periodistas protesta en Nicaragua ante la censura.

A juicio de cuatro periodistas nicaragüenses la libertad de prensa se encuentra en grave deterioro y el periodismo nacional tiene el reto de recuperarla, aun cuando se reconoce que en los últimos dos años el ejercicio de la profesión ha sido de resistencia.

“La pandemia de coronavirus… vino a acelerar el grave deterioro en que se encuentra la libertad de prensa en Nicaragua por el control que ejerce el gobierno en temas tan sensibles para la población donde la vida de los seres humanos corren un peligro inminente… los periodistas no tienen acceso a datos confiables y las fuentes que pueden revelar información no pueden hacerlo publicamente, lo hacen bajo el anónimato y crea desconfianza”, explica Leticia Gaitán periodista de 100% Noticias.

“El principal reto del periodismo nicaragüense es recuperar el principio de libertad en todo el sentido de la palabra. Desde 2007, bajo el régimen de Ortega, los periodistas independientes de Nicaragua asumen un rol de resistencia a un modelo represivo, censor y corrupto, dispuesto a todo para acallar las voces críticas, y muestra de esto es lo que vemos desde abril de 2018”, dice Edith Pineda, directora del medio digital Despacho505.

Si te interesa: Régimen orteguista propició 404 delitos contra la libertad de prensa en dos meses

“La libertad de prensa es un derecho humano que sin duda en Nicaragua ha costado ejercerlo. En Nicaragua hay secretismo oficial que te dificulta el ejercicio del periodismo para llevar una información balanceada a la población, además porque la libertad de prensa debe conllevar que se nos permita ejercer nuestra labor sin ninguna censura previa, sin embargo el periodismo nicaragüense ha podido ejercer pese a esas limitaciones, bajo asedio, bajo hostigamiento, bajo amenazas… por tanto en Nicaragua si bien es cierto no hay libertad de prensa, pero tampoco el periodismo independiente ha dejado de ejercer su labor porque lo ha hecho contra viento y marea”, explica Elizabeth Romero directora del medio digital Obrera de la Tecla.

+ posts

Comunicadora Social especializada en derechos humanos y género con experiencia en medios tradicionales y digitales, y organizaciones de Cooperación Internacional. En 2019 se exilió de Nicaragua, y desde España fundó el medio de comunicación digital: www.lalupa.press